Nunca entendí tu mundo, pero hice lo posible por hacerlo.” – Jillyan coge aire, su herida en el pecho es profunda, le cuesta respirar.

 

Serví a mi Rey con toda mi fuerza, pero no he sido rival para la adversidad. Me hubiera gustado ver con mis propios ojos Avalon y vivir junto a ti, mi amor.

 

Fui abandonada por los míos en aquel tiempo y tuve que sobrevivir como pude. Intenté lidiar con la corrupción, intenté asesinar a todos los infames, corruptos, abusadores, criminales… No tenía otro fin. Después aparecieron aquellos monstruos que secuestraban gente, que la contagiaban con su ser o los devoraban. Acabé con todos los que pude… Intenté hacer algo bueno. Sus almas y malos pensamientos ahora me persiguen y acosan cada noche.

 

No pude terminar entonces, huimos de aquella tierra y no queda nada en Japón de tu mundo. Hemos huido y vuelto a casa pero… eso me ha hecho más débil. Ellos han muerto y yo debería haberlo hecho con ellos, su historia solo la podrán contar ellos mismos en otra vida. Me arrepiento de mi decisión. Mi deber era medirme con Bel’Maraar… es algo que arrastré en pena estos años.

 

 

 
Rojo sobre blanco es

carmesí se teñirá

Tsukiyomi


Rojo sobre blanco fue

la Oscuridad reinará

por la eternidad

 

 

Autores del Material: Osama y Ana Kato

 

 

Al principio solo estaba la Niebla. Era quien se dedicaba a separar lo real de lo imaginario. No siempre llegaba a todos lados para esclarecer por qué los humanos habían visto ese ser, o por qué una experiencia les había afectado tanto a ellos y a sus allegados.



La gente comenzó a hablar de esas cosas raras que veían, que escapaban a ella. Todo se estaba descontrolando. La creadora de la naturaleza dijo que le enviaría ayuda, pero que debía hacerse responsable de sus actos. Ella reflexionó sobre las palabras que le llegaban y decidió encargarse por sí misma del problema.



Sin más, la Niebla pensó y decidió cambiar. En vez de separar lo real de lo imaginario, lo onírico de este plano, decidió hacer olvidar. Así fue como empezó a actuar y a llegar a la mente y a los corazones de todos. Los humanos vivieron felices en la ignorancia, sin saber que nacieron las hadas a raíz de sus sueños. Entre ellas surgieron aún más seres, pues debe haber un equilibrio, pero las hadas se valdrían por sí mismas en este mundo.

 

 

Deshonor, deslealtad, dolor y olvido.
Deja que te hable de la oscuridad, del verdadero horror, de lo que crees conocer y desconoces.
Un día fui noble, cortesano, samurái.
Un día fui loto rojo.


Hijo primogénito del clan Kotei Sasori, nací para reinar, para honrar a mi familia y al imperio, para morir por shogunes y daimyos. Me entrené en el noble camino del bushido y refiné mi etiqueta como cortesano, y mi gusto, como mecenas del noble arte del teatro NOH.


La nación crecía y prosperaba, los tiempos oscuros de luchas feudales llegaban a su fin y parecía que las tierras de la gloriosa Amaterasu se unirían bajo el sol más brillante.
Como el cerezo, los años me hicieron robusto y hermoso. Una dulce fragancia envolvía mi presencia. Lujos, honores y promesas de un futuro épico me convirtieron en esclavo de la felicidad.